¡Gracias a Dios!

En esta ocasión sólo quiero agradecer a Dios por tantas bendiciones que hace llegar a mi vida. Estoy consciente de que lo único que merezco es la muerte por todos mis pecados. Sin embargo, Jesús murió en mi lugar, borrando mis pecados para que ahora yo pueda ser llamado hijo de Dios.
El verdadero hijo fue sacrificado para que los que creemos en él podamos reunirnos con el padre. ¡Qué impresionante!
Quiero dar gracias también por la familia con la que el señor me ha bendecido. Desde mis padres y hermanos hasta mi esposa e hijo, que ahora son mi familia. No los merezco en lo más mínimo, al contrario, ellos merecen un mejor hijo, hermano, esposo y padre; pero gracias a Dios que el evangelio llegó a nuestras vidas y todos hemos estado creciendo poco a poco.
También doy gracias a Nuestro Padre Celestial por todos mis amigos y amigas, especialmente con los que he formado parte del cuerpo de Cristo, porque junto a ellos Dios sigue puliendo su propósito e nuestras vidas.
Así como no merezco ser llamado hijo de Dios, tampoco merezco servirle porque no soy digno de voltear a verlo, mucho menos de participar activamente en su plan eterno. Sin embargo, soy públicamente conocido como cristiano, hijo de Dios y siervo, aún cuando no entiendo cómo es que el señor me puso a su servicio teniendo yo tan poco tiempo de haber empezado a conocer y entender su palabra.
Nuestro Señor hace cosas de muy distinta manera a como las hacemos los humanos, eso me queda muy claro. Escoge a los que va a utilizar y los usa impresionantemente aún cuando cualquiera de nosotros habría buscado a alguien mejor capacitado o con más experiencia. Dios ve nuestros corazones y tiene una perspectiva global que nosotros jamás podremos tener, pues Él es omnisciente.
Gracias a Dios por la vida y especialmente por la vida eterna, por cuidarnos y ser nuestro proveedor, por la paz que traes a nuestras vidas, por otorgarnos la salud de la que gozamos, por guiar nuestro camino y por consentirnos tanto.
Gracias por tu inagotable y perfecto amor.
Que Dios nos bendiga a todos y nos permita siempre reconocer su intervención en nuestras vidas.
Amén.
“Para exclamar con voz de acción de gracias, Y para contar todas tus maravillas.” Salmos 26:7
“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” 1 Tesalonicenses 5:18
“Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio” 1 Timoteo 1:12

About these ads
Esta entrada fue publicada en Testimonio y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Gracias a Dios!

  1. Gracias a Dios por la gracia con que nos salvo.

    Y personalmente doy gracias a Dios por tu vida, tus dones y ministerios.

    Eres un buen amigo para mi y mi esposa.

    Pavel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s