Sacrificio.

No Deseches mi sacrificio - JESÜSEn esta época de cuaresma estamos acostumbrados a ver personas que hacen grandes sacrificios, que dejan de tomar por cuarenta días (aunque después le den vuelo a la hilacha), que hacen obras de caridad y que incluso llegan a presumir sus obras, considerándose a sí mismos como personas muy buenas y bondadosas.

Recuerdo una canción de los Hombres G que decía “yo no fumo, yo no bebo, no digo malas palabras… yo soy bueno.” Claro todos los que conocíamos la música de ese grupo, sabíamos que no había nada más lejos de la verdad.

Igual pasa con algunas personas que siguiendo tradiciones de años pretenden sustituir el sacrificio de Jesús con uno propio, para luego volver a una vida alejada de la palabra de Dios.

Los que los conocen saben que se trata de una hipocresía que durará sólo unos días, pero que ellos realmente no son así.

Por otro lado, la misma Biblia insiste en que no importa lo que nosotros hagamos, aunque el mundo nos considere hombres santos, en realidad somos peor que basura frente a Dios que es pureza total y perfecta.

Así que lo ideal es aceptar el hermoso sacrificio que Jesús ya hizo por nosotros y transformar nuestra vida, no como un sacrificio de nuestra parte, sino por nuestro propio bien y como agradecimiento por el gran amor que Dios nos muestra todos los días.

Cuando veo personas cumpliendo mandas, con las rodillas ensangrentadas, pienso que es un error creer que Dios se agrada con nuestro dolor, cuando envío a su hijo para que padeciera y muriera en nuestro lugar. Si Jesús sufrió para que nosotros no tengamos que sufrir, ¿por qué nos empeñamos en castigarnos a nosotros mismos?

Tal pareciera que en la propia cuaresma, cuando conmemoramos la cena del señor, la crucifixión y la resurrección; grandes cantidades de personas salieran a las calles a decirle: no creo que tu sacrificio sea suficiente, mejor yo hago el mío.

¡Qué triste!

Pero por otro lado están los que sí creen en las Buenas Noticias que Jesús y los apóstoles divulgaron por todas las naciones. Cristo ya pago por tus pecados y venció a la muerte.

Que Dios nos bendiga a todos y nos permita creer fielmente en su hijo para que no nos perdamos y podamos disfrutar de la vida eterna.

Amén.

“Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra;
Mas con los humildes está la sabiduría.” Proverbios 11:20

“Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.” Isaías 64:6

“Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.” Mateo 6:16

“Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,” Hebreos 10:11-12

About these ads
Esta entrada fue publicada en Evangelismo, Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sacrificio.

  1. Leído y comprendido. Bueno eso creo.

    Gracias carnal me bendice este ministerio que tienes

    Los leo siempre.

    Enviado desde mi iPhone

    El 01/04/2013, a las 12:14, Blog de un Cristiano Recien Nacido escribió:

    > >

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s